Español
Pepe Escobar
June 25, 2024
© Photo: Public domain

La «contención» estadounidense de la asociación estratégica Rusia-China ya se está deshaciendo en tiempo real.

Únete a nosotros en Telegram Twitter  VK .

Escríbenos: info@strategic-culture.su

El foro de San Petersburgo ofreció una gran cantidad de sesiones cruciales en las que se debatieron los corredores de conectividad. Una de las principales fue sobre la Northern Sea Route (NSR) (Ruta Marítima Septentrional) o, en terminología china, la Ruta de la Seda Ártica: la alternativa futura número uno al canal de Suez.

Con una serie de importantes actores empresariales en la sala -por ejemplo, de Rosneft, Novatek, Norilsk Nickel-, así como gobernadores y ministros, el escenario estaba preparado para un debate exhaustivo.

El principal asesor de Putin, Igor Levitin, marcó la pauta: para facilitar un transporte de contenedores sin fisuras, el gobierno federal tiene que invertir en puertos marítimos y rompehielos; se hizo una comparación –en términos de desafío tecnológico– con la construcción del ferrocarril transiberiano; y Levitin destacó también las infinitas posibilidades de expansión de centros urbanos como Murmansk, Archangelsk y Vladivostok.

Añádase que el NSR conectará con otro corredor de conectividad transeurasiático de rápido crecimiento: el International North South Transportation Corridor (INSTC) (Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur), cuyos principales actores son los miembros del BRICS: Rusia, Irán e India.

Alexey Chekunkov, ministro de Desarrollo del Lejano Oriente y el Ártico, impulsó una prueba del NSR, que cuesta lo mismo que el transporte ferroviario sin los cuellos de botella. Elogió la NSR como un «servicio» y acuñó el lema definitivo: «¡Necesitamos rompehielos!«. Por supuesto, Rusia será el actor principal de todo el proyecto, que beneficiará a 2,5 millones de personas que viven en el Norte.

Sultan Sulayem, CEO de DP World, una potencia en servicios marítimos y logística de carga con sede en Dubái, confirmó que «las cadenas de suministro actuales ya no son confiables» y además son ineficientes; la Ruta del Mar del Norte (NSR) es «más rápida, más confiable y más barata». De Tokio a Londres, la ruta tradicional es de 24,000 km; a través de la NSR, son solo 13,000 km.

Sulayem es categórico: la NSR cambia las reglas del juego y «debe ponerse en marcha ya».

Vladimir Panov, representante especial para el Ártico de Rosatom, confirmó que el Ártico es «un cofre del tesoro«, y la NSR «lo abrirá«. Rosatom dispondrá de toda la infraestructura necesaria «en unos cinco años«. Atribuyó el rápido ritmo de los avances al diálogo estratégico de alto nivel entre Putin y Xi, completado con la creación de un grupo de trabajo Rusia-China.

Andrey Chibis, gobernador de Múrmansk, señaló que este puerto profundo y clave para la NSR -el principal centro de contenedores del Ártico- «no se congela«. Reconoció la enormidad de los retos logísticos, pero al mismo tiempo que atraerá a muchos trabajadores cualificados, teniendo en cuenta la alta calidad de vida de Múrmansk.

Un laberinto de corredores interconectados

La construcción de la NSR puede interpretarse como una versión acelerada del siglo XXI de la construcción del ferrocarril transiberiano a finales del siglo XIX y principios del XX. En el marco general de la integración de Eurasia, las interconexiones con otros corredores serán infinitas: desde el INSTC hasta los proyectos BRI que forman parte de las Nuevas Rutas de la Seda chinas, la Unión Económica de Eurasia (EAEU) y la ASEAN.

En una sesión centrada en la Greater Eurasia Partnership (GEP) (Asociación de la Gran Eurasia), el Viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Alexander Pankin, elogió este concepto de Eurasia

sin líneas divisorias, uniendo civilizaciones antiguas, corredores de transporte y un espacio común unificado de 5.000 millones de personas.

Se trazaron conexiones inevitables: del GEP a la UEEA y la OCS, con la proliferación del transporte multimodal y los sistemas de pago alternativos. Khan Sohail, vicesecretario general de la OCS, señaló cómo prácticamente «todos los días hay nuevos anuncios de China», un largo camino «desde que se creó la OCS hace 21 años», entonces basada exclusivamente en la seguridad. Se esperan grandes avances en la cumbre de la OCS del mes que viene en Astana.

Sergey Glazyev, ministro de Macroeconomía de la Comisión Económica de Eurasia, que forma parte de la UEEA, elogió la progresiva integración UEEA-OCS y el rápido desarrollo de las transacciones en cestas de monedas nacionales, algo «que era incuestionable hace 10 años«.

Admitió que, aunque el GEP no se haya formalizado todavía, los hechos sobre el terreno están demostrando que Eurasia puede ser autosuficiente. Puede que el GEP esté en su fase inicial, pero está haciendo avanzar rápidamente el proceso para «armonizar el libre comercio«.

Otra sesión clave en San Petersburgo versó exactamente sobre la conexión EAEU-ASEAN. Los 10 de la ASEAN ya configuran el 4º bloque comercial del mundo, moviendo anualmente 3,8 billones de dólares y el 7,8% del comercio mundial. La UEEA ya tiene un acuerdo de libre comercio (ALC) con Vietnam y está cerrando otro con Indonesia.

Y luego está el Noreste Asiático. Lo que nos lleva a la innovadora visita del Presidente Putin a la RPDC.

Un nuevo concepto de seguridad en Eurasia

Fue un viaje de negocios épico. Rusia y la RPDC firmaron nada menos que un nuevo Acuerdo Integral de Asociación Estratégica.

En materia de comercio, eso permitirá un flujo renovado hacia Rusia de armas de la RPDC -desde proyectiles de artillería hasta balística-, mineral magnético, industria pesada e industria de máquinas-herramienta, así como el intercambio de un ejército de especialistas en tecnologías de la información megacualificados.

Kim Jong-un calificó el acuerdo de «pacífico» y «defensivo«. Y mucho más: se convertirá en

la fuerza motriz que acelere la creación de un nuevo mundo multipolar.

En lo que respecta al Noreste de Asia, el acuerdo no es ni más ni menos que un cambio total de paradigma.

Para empezar, se trata de dos actores de política exterior independientes y soberanos. No se dejarán chantajear. Se oponen totalmente a las sanciones como herramienta hegemónica. En consecuencia, acaban de determinar que no habrá más sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra la RPDC promulgadas por EEUU.

La cláusula clave que establece la asistencia mutua en caso de agresión extranjera contra Rusia o la RPDC significa, en la práctica, el establecimiento de una alianza político-militar, aunque Moscú, con cautela, prefiere afirmar que «no excluye la posibilidad de cooperación técnico-militar».

El acuerdo conmocionó por completo a Excepcionalistán porque supone un rápido contragolpe no sólo contra los designios globales de la OTAN, sino contra el propio Hegemón, que durante décadas ha mantenido una amplia alianza político-militar tanto con Japón como con Corea del Sur.

Traducción: a partir de ahora se acabó la Hegemonía político-militar en el Noreste de Asia, y en Asia-Pacífico en su conjunto. Pekín estará encantado. Hablando de un cambio de juego estratégico. Logrado sin disparar una sola bala.

Las repercusiones serán inmensas, porque un concepto más amplio de «seguridad» se aplicará ahora por igual a Europa y a Asia.

Así que bienvenido sea, en la práctica, Putin el estadista que promueve un nuevo concepto integrado y global de la seguridad euroasiática (la cursiva es mía). No es de extrañar que el Occidente colectivo con deficiencias mentales esté atónito.

Gilbert Doctorow observó acertadamente  cómo «Putin considera lo que la OTAN está a punto de hacer en sus fronteras occidentales como el acto de agresión que desencadenará la Asociación Estratégica de Rusia con Corea del Norte y presentará a Estados Unidos una amenaza real para sus bases militares» en Corea, en Japón y en toda Asia-Pacífico.

Y no importa en absoluto si la respuesta rusa será simétrica o asimétrica. El hecho crucial es que la «contención» estadounidense de la asociación estratégica Rusia-China ya se está deshaciendo en tiempo real.

En términos auspiciosos, al estilo de Eurasia, lo que importa ahora es centrarse en los corredores de conectividad. Esta es una historia que comenzó en ediciones anteriores del foro de San Petersburgo: cómo conectar la RPDC con el Lejano Oriente ruso, y más allá con Siberia y Eurasia en general. El concepto fundacional Juche («autosuficiencia», «autonomía») de la RPDC está a punto de entrar en una era totalmente nueva, en paralelo a la consolidación del NSR en el Ártico.

Todo el mundo necesita romper el hielo, en más de un sentido.

Publicado originalmente por Strategic Culture Foundation
Traducción: Observatorio de trabajadores en lucha

«Necesitamos rompehielos”… y más asociaciones estratégicas

La «contención» estadounidense de la asociación estratégica Rusia-China ya se está deshaciendo en tiempo real.

Únete a nosotros en Telegram Twitter  VK .

Escríbenos: info@strategic-culture.su

El foro de San Petersburgo ofreció una gran cantidad de sesiones cruciales en las que se debatieron los corredores de conectividad. Una de las principales fue sobre la Northern Sea Route (NSR) (Ruta Marítima Septentrional) o, en terminología china, la Ruta de la Seda Ártica: la alternativa futura número uno al canal de Suez.

Con una serie de importantes actores empresariales en la sala -por ejemplo, de Rosneft, Novatek, Norilsk Nickel-, así como gobernadores y ministros, el escenario estaba preparado para un debate exhaustivo.

El principal asesor de Putin, Igor Levitin, marcó la pauta: para facilitar un transporte de contenedores sin fisuras, el gobierno federal tiene que invertir en puertos marítimos y rompehielos; se hizo una comparación –en términos de desafío tecnológico– con la construcción del ferrocarril transiberiano; y Levitin destacó también las infinitas posibilidades de expansión de centros urbanos como Murmansk, Archangelsk y Vladivostok.

Añádase que el NSR conectará con otro corredor de conectividad transeurasiático de rápido crecimiento: el International North South Transportation Corridor (INSTC) (Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur), cuyos principales actores son los miembros del BRICS: Rusia, Irán e India.

Alexey Chekunkov, ministro de Desarrollo del Lejano Oriente y el Ártico, impulsó una prueba del NSR, que cuesta lo mismo que el transporte ferroviario sin los cuellos de botella. Elogió la NSR como un «servicio» y acuñó el lema definitivo: «¡Necesitamos rompehielos!«. Por supuesto, Rusia será el actor principal de todo el proyecto, que beneficiará a 2,5 millones de personas que viven en el Norte.

Sultan Sulayem, CEO de DP World, una potencia en servicios marítimos y logística de carga con sede en Dubái, confirmó que «las cadenas de suministro actuales ya no son confiables» y además son ineficientes; la Ruta del Mar del Norte (NSR) es «más rápida, más confiable y más barata». De Tokio a Londres, la ruta tradicional es de 24,000 km; a través de la NSR, son solo 13,000 km.

Sulayem es categórico: la NSR cambia las reglas del juego y «debe ponerse en marcha ya».

Vladimir Panov, representante especial para el Ártico de Rosatom, confirmó que el Ártico es «un cofre del tesoro«, y la NSR «lo abrirá«. Rosatom dispondrá de toda la infraestructura necesaria «en unos cinco años«. Atribuyó el rápido ritmo de los avances al diálogo estratégico de alto nivel entre Putin y Xi, completado con la creación de un grupo de trabajo Rusia-China.

Andrey Chibis, gobernador de Múrmansk, señaló que este puerto profundo y clave para la NSR -el principal centro de contenedores del Ártico- «no se congela«. Reconoció la enormidad de los retos logísticos, pero al mismo tiempo que atraerá a muchos trabajadores cualificados, teniendo en cuenta la alta calidad de vida de Múrmansk.

Un laberinto de corredores interconectados

La construcción de la NSR puede interpretarse como una versión acelerada del siglo XXI de la construcción del ferrocarril transiberiano a finales del siglo XIX y principios del XX. En el marco general de la integración de Eurasia, las interconexiones con otros corredores serán infinitas: desde el INSTC hasta los proyectos BRI que forman parte de las Nuevas Rutas de la Seda chinas, la Unión Económica de Eurasia (EAEU) y la ASEAN.

En una sesión centrada en la Greater Eurasia Partnership (GEP) (Asociación de la Gran Eurasia), el Viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Alexander Pankin, elogió este concepto de Eurasia

sin líneas divisorias, uniendo civilizaciones antiguas, corredores de transporte y un espacio común unificado de 5.000 millones de personas.

Se trazaron conexiones inevitables: del GEP a la UEEA y la OCS, con la proliferación del transporte multimodal y los sistemas de pago alternativos. Khan Sohail, vicesecretario general de la OCS, señaló cómo prácticamente «todos los días hay nuevos anuncios de China», un largo camino «desde que se creó la OCS hace 21 años», entonces basada exclusivamente en la seguridad. Se esperan grandes avances en la cumbre de la OCS del mes que viene en Astana.

Sergey Glazyev, ministro de Macroeconomía de la Comisión Económica de Eurasia, que forma parte de la UEEA, elogió la progresiva integración UEEA-OCS y el rápido desarrollo de las transacciones en cestas de monedas nacionales, algo «que era incuestionable hace 10 años«.

Admitió que, aunque el GEP no se haya formalizado todavía, los hechos sobre el terreno están demostrando que Eurasia puede ser autosuficiente. Puede que el GEP esté en su fase inicial, pero está haciendo avanzar rápidamente el proceso para «armonizar el libre comercio«.

Otra sesión clave en San Petersburgo versó exactamente sobre la conexión EAEU-ASEAN. Los 10 de la ASEAN ya configuran el 4º bloque comercial del mundo, moviendo anualmente 3,8 billones de dólares y el 7,8% del comercio mundial. La UEEA ya tiene un acuerdo de libre comercio (ALC) con Vietnam y está cerrando otro con Indonesia.

Y luego está el Noreste Asiático. Lo que nos lleva a la innovadora visita del Presidente Putin a la RPDC.

Un nuevo concepto de seguridad en Eurasia

Fue un viaje de negocios épico. Rusia y la RPDC firmaron nada menos que un nuevo Acuerdo Integral de Asociación Estratégica.

En materia de comercio, eso permitirá un flujo renovado hacia Rusia de armas de la RPDC -desde proyectiles de artillería hasta balística-, mineral magnético, industria pesada e industria de máquinas-herramienta, así como el intercambio de un ejército de especialistas en tecnologías de la información megacualificados.

Kim Jong-un calificó el acuerdo de «pacífico» y «defensivo«. Y mucho más: se convertirá en

la fuerza motriz que acelere la creación de un nuevo mundo multipolar.

En lo que respecta al Noreste de Asia, el acuerdo no es ni más ni menos que un cambio total de paradigma.

Para empezar, se trata de dos actores de política exterior independientes y soberanos. No se dejarán chantajear. Se oponen totalmente a las sanciones como herramienta hegemónica. En consecuencia, acaban de determinar que no habrá más sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra la RPDC promulgadas por EEUU.

La cláusula clave que establece la asistencia mutua en caso de agresión extranjera contra Rusia o la RPDC significa, en la práctica, el establecimiento de una alianza político-militar, aunque Moscú, con cautela, prefiere afirmar que «no excluye la posibilidad de cooperación técnico-militar».

El acuerdo conmocionó por completo a Excepcionalistán porque supone un rápido contragolpe no sólo contra los designios globales de la OTAN, sino contra el propio Hegemón, que durante décadas ha mantenido una amplia alianza político-militar tanto con Japón como con Corea del Sur.

Traducción: a partir de ahora se acabó la Hegemonía político-militar en el Noreste de Asia, y en Asia-Pacífico en su conjunto. Pekín estará encantado. Hablando de un cambio de juego estratégico. Logrado sin disparar una sola bala.

Las repercusiones serán inmensas, porque un concepto más amplio de «seguridad» se aplicará ahora por igual a Europa y a Asia.

Así que bienvenido sea, en la práctica, Putin el estadista que promueve un nuevo concepto integrado y global de la seguridad euroasiática (la cursiva es mía). No es de extrañar que el Occidente colectivo con deficiencias mentales esté atónito.

Gilbert Doctorow observó acertadamente  cómo «Putin considera lo que la OTAN está a punto de hacer en sus fronteras occidentales como el acto de agresión que desencadenará la Asociación Estratégica de Rusia con Corea del Norte y presentará a Estados Unidos una amenaza real para sus bases militares» en Corea, en Japón y en toda Asia-Pacífico.

Y no importa en absoluto si la respuesta rusa será simétrica o asimétrica. El hecho crucial es que la «contención» estadounidense de la asociación estratégica Rusia-China ya se está deshaciendo en tiempo real.

En términos auspiciosos, al estilo de Eurasia, lo que importa ahora es centrarse en los corredores de conectividad. Esta es una historia que comenzó en ediciones anteriores del foro de San Petersburgo: cómo conectar la RPDC con el Lejano Oriente ruso, y más allá con Siberia y Eurasia en general. El concepto fundacional Juche («autosuficiencia», «autonomía») de la RPDC está a punto de entrar en una era totalmente nueva, en paralelo a la consolidación del NSR en el Ártico.

Todo el mundo necesita romper el hielo, en más de un sentido.

Publicado originalmente por Strategic Culture Foundation
Traducción: Observatorio de trabajadores en lucha

La «contención» estadounidense de la asociación estratégica Rusia-China ya se está deshaciendo en tiempo real.

Únete a nosotros en Telegram Twitter  VK .

Escríbenos: info@strategic-culture.su

El foro de San Petersburgo ofreció una gran cantidad de sesiones cruciales en las que se debatieron los corredores de conectividad. Una de las principales fue sobre la Northern Sea Route (NSR) (Ruta Marítima Septentrional) o, en terminología china, la Ruta de la Seda Ártica: la alternativa futura número uno al canal de Suez.

Con una serie de importantes actores empresariales en la sala -por ejemplo, de Rosneft, Novatek, Norilsk Nickel-, así como gobernadores y ministros, el escenario estaba preparado para un debate exhaustivo.

El principal asesor de Putin, Igor Levitin, marcó la pauta: para facilitar un transporte de contenedores sin fisuras, el gobierno federal tiene que invertir en puertos marítimos y rompehielos; se hizo una comparación –en términos de desafío tecnológico– con la construcción del ferrocarril transiberiano; y Levitin destacó también las infinitas posibilidades de expansión de centros urbanos como Murmansk, Archangelsk y Vladivostok.

Añádase que el NSR conectará con otro corredor de conectividad transeurasiático de rápido crecimiento: el International North South Transportation Corridor (INSTC) (Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur), cuyos principales actores son los miembros del BRICS: Rusia, Irán e India.

Alexey Chekunkov, ministro de Desarrollo del Lejano Oriente y el Ártico, impulsó una prueba del NSR, que cuesta lo mismo que el transporte ferroviario sin los cuellos de botella. Elogió la NSR como un «servicio» y acuñó el lema definitivo: «¡Necesitamos rompehielos!«. Por supuesto, Rusia será el actor principal de todo el proyecto, que beneficiará a 2,5 millones de personas que viven en el Norte.

Sultan Sulayem, CEO de DP World, una potencia en servicios marítimos y logística de carga con sede en Dubái, confirmó que «las cadenas de suministro actuales ya no son confiables» y además son ineficientes; la Ruta del Mar del Norte (NSR) es «más rápida, más confiable y más barata». De Tokio a Londres, la ruta tradicional es de 24,000 km; a través de la NSR, son solo 13,000 km.

Sulayem es categórico: la NSR cambia las reglas del juego y «debe ponerse en marcha ya».

Vladimir Panov, representante especial para el Ártico de Rosatom, confirmó que el Ártico es «un cofre del tesoro«, y la NSR «lo abrirá«. Rosatom dispondrá de toda la infraestructura necesaria «en unos cinco años«. Atribuyó el rápido ritmo de los avances al diálogo estratégico de alto nivel entre Putin y Xi, completado con la creación de un grupo de trabajo Rusia-China.

Andrey Chibis, gobernador de Múrmansk, señaló que este puerto profundo y clave para la NSR -el principal centro de contenedores del Ártico- «no se congela«. Reconoció la enormidad de los retos logísticos, pero al mismo tiempo que atraerá a muchos trabajadores cualificados, teniendo en cuenta la alta calidad de vida de Múrmansk.

Un laberinto de corredores interconectados

La construcción de la NSR puede interpretarse como una versión acelerada del siglo XXI de la construcción del ferrocarril transiberiano a finales del siglo XIX y principios del XX. En el marco general de la integración de Eurasia, las interconexiones con otros corredores serán infinitas: desde el INSTC hasta los proyectos BRI que forman parte de las Nuevas Rutas de la Seda chinas, la Unión Económica de Eurasia (EAEU) y la ASEAN.

En una sesión centrada en la Greater Eurasia Partnership (GEP) (Asociación de la Gran Eurasia), el Viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Alexander Pankin, elogió este concepto de Eurasia

sin líneas divisorias, uniendo civilizaciones antiguas, corredores de transporte y un espacio común unificado de 5.000 millones de personas.

Se trazaron conexiones inevitables: del GEP a la UEEA y la OCS, con la proliferación del transporte multimodal y los sistemas de pago alternativos. Khan Sohail, vicesecretario general de la OCS, señaló cómo prácticamente «todos los días hay nuevos anuncios de China», un largo camino «desde que se creó la OCS hace 21 años», entonces basada exclusivamente en la seguridad. Se esperan grandes avances en la cumbre de la OCS del mes que viene en Astana.

Sergey Glazyev, ministro de Macroeconomía de la Comisión Económica de Eurasia, que forma parte de la UEEA, elogió la progresiva integración UEEA-OCS y el rápido desarrollo de las transacciones en cestas de monedas nacionales, algo «que era incuestionable hace 10 años«.

Admitió que, aunque el GEP no se haya formalizado todavía, los hechos sobre el terreno están demostrando que Eurasia puede ser autosuficiente. Puede que el GEP esté en su fase inicial, pero está haciendo avanzar rápidamente el proceso para «armonizar el libre comercio«.

Otra sesión clave en San Petersburgo versó exactamente sobre la conexión EAEU-ASEAN. Los 10 de la ASEAN ya configuran el 4º bloque comercial del mundo, moviendo anualmente 3,8 billones de dólares y el 7,8% del comercio mundial. La UEEA ya tiene un acuerdo de libre comercio (ALC) con Vietnam y está cerrando otro con Indonesia.

Y luego está el Noreste Asiático. Lo que nos lleva a la innovadora visita del Presidente Putin a la RPDC.

Un nuevo concepto de seguridad en Eurasia

Fue un viaje de negocios épico. Rusia y la RPDC firmaron nada menos que un nuevo Acuerdo Integral de Asociación Estratégica.

En materia de comercio, eso permitirá un flujo renovado hacia Rusia de armas de la RPDC -desde proyectiles de artillería hasta balística-, mineral magnético, industria pesada e industria de máquinas-herramienta, así como el intercambio de un ejército de especialistas en tecnologías de la información megacualificados.

Kim Jong-un calificó el acuerdo de «pacífico» y «defensivo«. Y mucho más: se convertirá en

la fuerza motriz que acelere la creación de un nuevo mundo multipolar.

En lo que respecta al Noreste de Asia, el acuerdo no es ni más ni menos que un cambio total de paradigma.

Para empezar, se trata de dos actores de política exterior independientes y soberanos. No se dejarán chantajear. Se oponen totalmente a las sanciones como herramienta hegemónica. En consecuencia, acaban de determinar que no habrá más sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra la RPDC promulgadas por EEUU.

La cláusula clave que establece la asistencia mutua en caso de agresión extranjera contra Rusia o la RPDC significa, en la práctica, el establecimiento de una alianza político-militar, aunque Moscú, con cautela, prefiere afirmar que «no excluye la posibilidad de cooperación técnico-militar».

El acuerdo conmocionó por completo a Excepcionalistán porque supone un rápido contragolpe no sólo contra los designios globales de la OTAN, sino contra el propio Hegemón, que durante décadas ha mantenido una amplia alianza político-militar tanto con Japón como con Corea del Sur.

Traducción: a partir de ahora se acabó la Hegemonía político-militar en el Noreste de Asia, y en Asia-Pacífico en su conjunto. Pekín estará encantado. Hablando de un cambio de juego estratégico. Logrado sin disparar una sola bala.

Las repercusiones serán inmensas, porque un concepto más amplio de «seguridad» se aplicará ahora por igual a Europa y a Asia.

Así que bienvenido sea, en la práctica, Putin el estadista que promueve un nuevo concepto integrado y global de la seguridad euroasiática (la cursiva es mía). No es de extrañar que el Occidente colectivo con deficiencias mentales esté atónito.

Gilbert Doctorow observó acertadamente  cómo «Putin considera lo que la OTAN está a punto de hacer en sus fronteras occidentales como el acto de agresión que desencadenará la Asociación Estratégica de Rusia con Corea del Norte y presentará a Estados Unidos una amenaza real para sus bases militares» en Corea, en Japón y en toda Asia-Pacífico.

Y no importa en absoluto si la respuesta rusa será simétrica o asimétrica. El hecho crucial es que la «contención» estadounidense de la asociación estratégica Rusia-China ya se está deshaciendo en tiempo real.

En términos auspiciosos, al estilo de Eurasia, lo que importa ahora es centrarse en los corredores de conectividad. Esta es una historia que comenzó en ediciones anteriores del foro de San Petersburgo: cómo conectar la RPDC con el Lejano Oriente ruso, y más allá con Siberia y Eurasia en general. El concepto fundacional Juche («autosuficiencia», «autonomía») de la RPDC está a punto de entrar en una era totalmente nueva, en paralelo a la consolidación del NSR en el Ártico.

Todo el mundo necesita romper el hielo, en más de un sentido.

Publicado originalmente por Strategic Culture Foundation
Traducción: Observatorio de trabajadores en lucha

The views of individual contributors do not necessarily represent those of the Strategic Culture Foundation.

See also

The views of individual contributors do not necessarily represent those of the Strategic Culture Foundation.